Fundamentos

La planificación estratégica se enmarca en un estilo de dirección denominado Dirección Estratégica y consiste en la instrumentalización técnica y racional de un proyecto político de organización universitaria, mediante la cual se toman decisiones en la dirección de los resultados esperados y que conforman lo que la organización quiere alcanzar para constituir su propia visión o imagen futura.
La planificación estratégica no es más que un instrumento al servicio de la Dirección, para que, a través de un proceso de reflexión conjunto y participativo, la organización defina qué y cómo quiere que sea el futuro.
La Universidad necesita adaptarse a los nuevos cambios sociales, económicos, culturales y políticos que se están produciendo. Estos cambios relacionados con la incorporación de las nuevas tecnologías de la información para el desarrollo de sus actividades, la creciente competencia por los recursos económicos, la rendición de cuentas a la sociedad, las nuevas demandas sociales y económicas, la implicación universitaria en el desarrollo regional y la configuración del Espacio Europeo de Enseñanza Superior dará lugar a que todas las universidades españolas deban afrontar una serie de retos con perspectiva de futuro.
Además, los cambios demográficos, las nuevas titulaciones y Universidades, las nuevas demandas sociales sobre formación continua y sobre investigación, las mayores exigencias de mayor transparencia en el proceso de Acreditación y en la financiación por resultados y la existencia de un nuevo marco legal son las presiones más importantes a las que se ve sometida nuestra Universidad y a las que deberá dar respuesta. La Universidad de Cádiz no debe permanecer al margen en este contexto de evolución y renovación de los sistemas universitarios. Esta transformación es muy difícil de llevar a cabo si no se dispone de una visión de futuro de hacia dónde queremos que vaya la Universidad. La respuesta está en elaborar un Plan Estratégico con participación de la Comunidad Universitaria y de los agentes externos relacionados con la misma, e implantar un sistema de calidad que nos mejore internamente y nos prepare para afrontar dichos cambios.
Antecedentes, o elementos que justifican el desarrollo de Planes Estratégicos, son los marcos normativos y políticos de los últimos años que afectan directamente a la Universidad de Cádiz, como Universidad que está inmersa en el sistema universitario español y en el sistema universitario andaluz.
Entre estos antecedentes y elementos destacan:
El informe Universidad 2000, encargado por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE). En este informe se establece que mediante el Plan Estratégico propio de cada Universidad, los procesos de gobierno deberían proponerse: entender el entorno universitario, desarrollar la visión y la estrategia de la institución, gestionar las relaciones con el exterior mediante la comunicación con el resto de los agentes sociales y económicos, y gestionar la mejora y el cambio mediante la medida del rendimiento de los resultados de la Universidad. Asimismo, se establece que cada Universidad debería introducir en su Plan Estratégico los mecanismos adecuados para garantizar el nivel satisfactorio de calidad en los procesos docentes y de investigación, y en la gestión, reflejándose los puntos fuertes y débiles de la docencia, la investigación y la administración.
-La Ley Orgánica de Universidades de 21 de diciembre de 2001 (LOU). En la LOU se recoge, entre otras cuestiones, que: “La promoción y la garantía de la calidad de las universidades españolas, en el ámbito nacional e internacional, es un fin esencial de la política universitaria”…”establecer los objetivos que deberán cumplirse en materia de evaluación, certificación y acreditación de las enseñanzas conducentes a la obtención de los títulos oficiales, diplomas y títulos propios; las actividades docentes, investigadores y de gestión del profesorado, o las actividades, programas y gestión de los centros e instituciones de educación superior. Asimismo, se establece que: “Las Universidades elaborarán programas de financiación plurianual que puedan conducir a la aprobación por parte de sus respectivas comunidades autónomas de los contratos programas que incluirán sus objetivos, financiación y la evaluación del cumplimiento de los mismos”.
-En el Dictamen relativo a la situación del Sistema Universitario Andaluz, aprobado por el Parlamento de Andalucía en junio de 2001, se pueden encontrar los referentes más claros a la obligación por parte de las universidades andaluzas de realizar procesos de planificación estratégica.
-Acuerdo sobre el Modelo de Financiación de las Universidades Públicas Andaluzas, firmado el 27 de noviembre de 2001 entre la Consejería de Educación y Ciencia y las Universidades Andaluzas. Entre los objetivos suscritos de común acuerdo entre la Consejería de Educación y Ciencia y los Rectores de cada Universidad andaluza está el siguiente: “Igualmente, se asume el compromiso de elaborar planes estratégicos y su puesta en marcha”.
Contrato-Programa firmado entre la Universidad de Cádiz y la Consejería de Educación y Ciencia, el cual vincula la financiación condicionada para el período 2002-2006, en donde se establecen los compromisos asumidos por la Universidad de Cádiz, vinculados a la financiación prevista en el presente Contrato-Programa en la línea de calidad: “La Universidad de Cádiz se compromete a: Desarrollar las bases para implementar un sistema de planificación estratégica”.
-Borrador de la Ley Andaluza de Universidades (LAU): La LAU hace claras alusiones a la necesidad de elaborar planes estratégicos por parte de las universidades andaluzas.
Su referencia aparece en un gran número de Títulos y Capítulos de la misma, relativos a la Institución Universitaria, el Consejo Social, la Actividad Universitaria, la Calidad Universitaria y su Evaluación o el Régimen Económico-Financiero y Patrimonial.
Estatutos de la UCA: En el Capítulo III, relativo al presupuesto, se establece en los primeros apartados de artículo 222: “A iniciativa del Rector, el Consejo de Gobierno confeccionará y propondrá al Consejo Social para su aprobación, los presupuestos plurianuales, para lo cual será necesaria la aprobación previa de planes estratégicos para la Universidad de Cádiz. En dichos planes estratégicos la Universidad de Cádiz fijará sus objetivos específicos sociales, académicos e investigadores, la planificación económica de su actividad y los programas destinados a lograr dichos objetivos”.
Programa electoral del Candidato a Rector, en aquel momento (abril, 2003), Diego Sales Márquez: Con un marcado acento estratégico en todo su planteamiento y configuración, se establecía como compromiso en el apartado relativo a Planificación y Políticas de Recursos: “desarrollar el Plan Estratégico de la Universidad de Cádiz, con definición de objetivos, responsabilidades y acciones a medio y largo plazo con la participación de toda la Comunidad Universitaria”.
-Análisis del Entorno de la Universidad:
Tiene como objetivo identificar y prever los cambios que se producen en términos de su realidad actual y comportamiento futuro. Esos cambios deben ser identificados en virtud de que ellos pueden producir un impacto favorable (oportunidad) o adverso (amenaza). Hay que prepararse para aprovechar las oportunidades o para debilitar las amenazas.
-Análisis Interno de la Universidad:
Tiene como objetivo identificar aquellos aspectos internos de la Universidad que se deben maximizar (fortalezas) o minimizar (debilidades) para hacer frente a los retos del entorno. Las fortalezas y debilidades tienen que ver con todos los sistemas internos de la organización, tales como titulaciones, recursos humanos, tecnología, recursos, gestión, etc.
-Misión:La Misión expresa la razón de ser de la Universidad y se comunica a través de una oración que define el propósito fundamental de su existencia, estableciendo así la diferencia en relación a otras Universidades.
-Visión:
La Visión es la apreciación idealizada de lo que los miembros de la Universidad quieren en el futuro. Recoge lo valioso del pasado y la prepara para el futuro. Se comunica a través de una declaración que presenta: Los valores, los principios de la institución y sus compromisos. Debe ser precisa, simple y al mismo tiempo retadora. La visión debe ser conocida y compartida por todos los miembros de la institución y también por aquellos que se relacionan con ella. La visión debe ser coherente con la misión, debe expresar lo que la Universidad quiere en el futuro.
-Desarrollo de Ejes Estratégicos:
Se definen como los resultados más generales, y a largo plazo, que la Universidad quiere conseguir en un futuro.
-Desarrollo de Objetivos y Estrategias:
Objetivos más específicos relacionados con cada eje estratégico u objetivos generales de la Universidad. Para la consecución de esos objetivos más específicos se diseñarán los planes de acción, los cuáles tratarán de implantar los cambios previstos en el Plan Estratégico. Las estrategias deben hacerse operativas y de ahí deriva la necesidad de formular objetivos más específicos.
-Control:
La etapa del Control consiste en la verificación de los niveles de cumplimiento, o grado de avance, de los objetivos específicos y estrategias establecidos en el Plan Estratégico, tanto a nivel institucional como a nivel de cada unidad organizativa. En esta fase se utilizan indicadores para comprobar dichos niveles de cumplimiento, con el fin de adoptar acciones correctoras en caso de ser necesario.
1. Analiza, no sólo la situación del entorno, sino también los posibles cambios y su evolución para que se tomen decisiones respecto a sus capacidades a fin de afrontarlos con éxito.
2. Se fijan objetivos globales de la institución en función de la visión que se quiere tener en el futuro, analizando conjunta y participativamente los problemas detectados previamente.
3. Se planifican a medio y largo plazo las estrategias y la toma de decisiones por todos los agentes participantes, siendo éstas más eficaces tras la asignación óptima de recursos.
4. Cambia la cultura organizativa, ya que alinea a todo el personal de las universidades en unos objetivos globales, coherentes y compartidos.
5. Dinamiza los criterios de gestión.
6. Capacitará a la Universidad para afrontar más eficazmente los retos futuros.

Se fomenta un proceso de aprendizaje y desarrollo organizativo que posibilitará la mejora continua.

1. La planificación estratégica no es una “varita mágica”. La incertidumbre seguirá existiendo.
2. Usar el Plan Estratégico como pura publicidad interna y externa.
3. No interrelacionar el proceso de planificación con la evaluación de la institución y la introducción de mejoras.
4. Una excesiva complicación burocrática del proceso de planificación.
5. Que el instrumento no acabe dominando a las personas por excesiva rigidez, ya que la planificación no es un fin.
6. Una centralización creciente de los procesos de gestión.
7. La posible falta de participación e implicación de la comunidad universitaria.
8. Una ausencia de sistemas de control y evaluación.
9. Una pérdida de capacidad de respuesta por exceso de análisis

 

Presentaciones